¿Tunear o no tunear? Esa es la cuestión…

Muchas veces nos han preguntado si merece la pena cambiarle las pastillas a nuestra guitarra, y nuestra respuesta es en la gran mayoría de los casos “SÍ”. El cambio de pastillas es la modificación más importante que podemos hacerle a nuestro instrumento, ya que el otro elemento sonoro más importante (la madera con las que se construyó la guitarra o bajo) es imposible de sustituir :).

Por poner un ejemplo, supongamos que tenemos una guitarra de serie media muy cómoda, con pastillas P-90 como la HAMER SATFP90-HBK SUNBURST FT, que nos encanta, pero queremos ue sea más versátil para poder  usar distorsiones o cualquier otra cosa. La solución podría ser la SHPR-1 P-Rails de Seymour Duncan en puente y dejar la P-90 original en mástil, ya que esta pastilla nos permite tener tres sonidos totalmente diferentes. Puede ser una humbucker ideal para hacer riffs afilados o una single coil para sonidos cristalinos y sonar como una P-90. Incluso podemos ir a más y poner en el mástil una SP90-3 Custom y rizar el rizo.

Podemos poner algún ejemplo que hemos vivido en primera persona con una Telecaster Méjico Standard, a la que le pusimos unas Dimarzio Twang King para conseguir un sonido mucho más dinámico y para sacar más partido al sonido de los bordones y el resultado fue sorprendente.

Una modificación no tiene por qué ser solo en gamas medias: no es la primera Gibson LP Custom a la que armamos con un set de pastillas EMG 81/85 para emular sonidos muy al estilo de Zakk Wylde o del metal más moderno tipo In Flames o Metallica.

Los bajos no se escapan a las mejoras, no es el primer Fender American Standard Jazz Bass al que le ponemos un  previo activo STC-3 de Seymour Duncan  junto a unas SJB-2 Hot para conseguir más pegada y ataque.

Lo importante es saber cuál es el sonido que queremos sacarle a nuestro instrumento, y teniendo esto medianamente claro, podéis consultarnos y seguro que podremos escoger el set de pastillas para que vuestro instrumento suene como vosotros queréis.

En la siguiente entrega os comentaremos más modificaciones electrónicas que podemos hacer en nuestras guitarras y bajos.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *