Review del nuevo Korg Monologue

Desde hace ya algún un tiempo, Korg nos ha sorprendido con recreaciones de algunos de sus clásicos “renovados”. También con prácticas máquinas como las que componen la serie Volca.

Entre estos clásicos se encuentra el Minilogue. Cuando Korg sacó esta pequeña bestia al mercado, todos pensamos en que tarde o temprano aparecería un “hermano pequeño” limitando alguna de las funciones del hermano mayor, y quizás monofónico.

Los que en su momento lo pensamos, no nos equivocamos. Pero el Monologue no es simplemente un Minilogue monofónico…

La primera impresión con el Monoloque delante es que Korg ha hecho un teclado “bonito”, como su hermano mayor. La trasera de conexiones en madera, el frontal de metal (con diferentes acabados, de los que hablaremos más adelante) y la tecla, de tamaño mini pero muy práctica, hacen del Monoloque un teclado muy compacto, pero a la vez sólido. Es decir, no tenemos la sensación de estar ante un “juguete”, sino ante algo mucho más serio.

El teclado cuenta con dos osciladores VCO con 3 formas de onda por cada uno. Sólo el segundo de los VCOs tiene controles de octava y pitch. Los dos osciladores cuentan con un control, llamado SHAPE, que se alguna manera altera la forma de onda, la “suaviza” y le añade armónicos.

Nos encontramos después con la sección de mezcla, con un volumen independiente por cada unos de los osciladores. El Monologue también permite la entrada de audio externo a través de una conexión en el panel trasero. Esta señal externa entra directamente a la sección de filtro, sin un control de volumen dedicado a ella.

En la sección FILTER contamos con los habituales control de CUTOFF y RESONANCE. Realmente cumplen su función a la perfección, y responden tal cómo se espera en un sinte de este tipo.

Finalmente, nos encontramos con el ENVELOPE GENERATOR, con 3 tipos de formas de onda. Quizás en esta sección es en la que nos encontramos un mayor recorte de controles y posibilidades con respecto a su hermano mayor. En el Monologue, sólo contamos con una envolvente de dos pasos y puede que en ciertas circunstancias se quede corta. Aunque es cierto que una vez que jugamos un poco con sus controles, creemos que aporta lo necesario al teclado. Hay que tener en cuenta que el formato ultra-compacto del Monologue exigía algún sacrificio a nivel de controles, y en este caso Korg ha decidido prescindir de algunos de ellos en la sección de generación de envolvente.

Controles del Korg Monologue

También hay que mencionar el control DRIVE, que funciona realmente bien, aportando saturación o distorsión a la salida. Los sonidos ganan en peso y profundidad, y el control responde muy bien con sonidos “percusivos” o leads.

El Monologue cuenta también con la tecnología patentada Korg’s Motion Sequencing Technology, mediante la cual el secuenciador es capaz de grabar no sólo las notas, sino también cambios en los parámetros, y después ser reproducidos. El secuenciador de 16 pasos es similar al que incorporan los Volca, con 16 leds en el panel frontal, uno por cada paso.

Las teclas, aún siendo de tamaño mini, son prácticas y siguen un poco la filosofía de teclado super compacto. Nunca he sido muy amigo de este tipo de tecla, pero después de probar a fondo el Monologue, podría hacer una excepción :))

Como única pega, quizás se echa un poco de menos un arpegiador, que en este caso el teclado no incluye. Volvemos al tema de antes: Korg tenía que prescindir de algunos controles y posibilidades para no plagar el panel de “mini potenciometros” poco prácticos, y lógicamente, para que el producto no se encareciera más de lo debido.

Cabe destacar los cinco acabados en los que está disponible el teclado. Todos son muy bonitos y llamativos, y en mi caso tendría muy complicado el elegir uno. Korg nos presenta el Monologue en dorado, plata, negro, azul y rojo. ¿Quizás uno de cada?

Gama colores Korg Monologue

En definitiva, y para terminar, el Monologue nos ha encantado… suena grueso, con peso, definido… las posibilidades de control, aunque justas en algunas secciones, responden muy bien. Los acabados de 10, y el precio, teniendo en cuenta otras opciones de la competencia, mucho más que ajustado.

¡Otro sobresaliente para Korg!