Ponemos a prueba el Kemper Profiling Head

Hace ya un par de meses, Pronorte firmó  un contrato de distribución con la marca alemana Kemper para importar directamente su afamado Kemper Profiling Amp.

Como sin duda sabréis, los Kemper van más allá de la emulación digital de amplificadores como los POD HD500 de Line 6, Axe, etc. ya que el Kemper permite copiar cualquier amplificador que caiga en nuestras manos y hacernos con su sonido “literalmente”. Esto abre un abanico infinitamente superior a cualquier otra marca, ya que no sólo dependemos de la combinación de cabezal y pantalla que elijamos; también influye sobremanera el micrófono y la posición real en la que lo situemos.

Además, en la propia web del fabricante se pueden descargar infinidad de sonidos subidos por los usuarios de Kemper.

Hemos podido probar tanto el formato rack como el formato cabezal directamente a cajas auto amplificadas como las Yamaha DXR10 y Yamaha DXR12, y el sonido es tremendamente natural: suena y se siente como un amplificador.

También lo hemos hecho sonar directamente entrando al retorno del loop de efectos de un Engl Powerball, a su vez conectado a una pantalla 4×12 PRO, y nos ha sorprendido: para nada perdemos el ‘feeling’ de estar tocando con un cabezal. Para esta prueba desconectamos la pantalla de la emulación en el Kemper, aunque con la emulación también sonaba también muy bien y nos abría la posibilidad de usar nuestro amplificador de toda la vida, y añadirle una línea directa al sistema de PA que utilicemos con nuestra banda en directo.

También hicimos la prueba conectándolo directamente a unos monitores de campo cercano Yamaha HS7, para hacer una simulación de grabación de un clásico home-studio y sinceramente, nosotros no podríamos distinguir un sonido ”kemperizado” de uno real.

La sección de efectos no se queda atrás: tenemos pedales de distorsión, efectos de delay, modulaciones y todo lo que podamos imaginar.

También hay disponibles ambas versiones con etapa de potencia incluida para poder enchufarnos a nuestra pantalla habitual. Estas versiones son un poco más caras, pero nos solucionan la cantidad de backline que tendríamos que llevar a un directo.

En cuanto a las emulaciones que lleva en su interior, podemos decir que lleva muchas más que sus competidores, y el número de ampliaciones es infinita, ya que no solo contamos con los que otros usuarios hagan; nosotros mismos podemos fácilmente copiar amplificadores como indicamos al principio de este blog en solo un par de minutos.

Inclusive podemos grabar nuestras guitarras sin procesar, y posteriormente re-amplificar la señal una vez terminada la grabación, para buscar el sonido que mejor nos encaje.

En definitiva, ya sea para un home studio, un estudio profesional o para tocar en directo, Kemper es a día de hoy una de las mejores opciones, si no la mejor que existe en el mercado. Gente como Tim Palmer, que ha producido discos de artistas muy dispares como Robert Plant, David Bowie, Tears For Fears, Ozzy Osbourne y U2 cuenta con Kemper en su arsenal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *