La importancia de una fuente de alimentación para nuestros pedales

En este nuevo post exponemos una solución para todos los ruidos, disgustos y problemas derivados de tener muchos pedales en nuestra pedalboard.

Se nos plantea el caso de montar, cablear y configurar una nueva pedalboard para uno de nuestros clientes. Lo primero, le explicamos la suprema importancia de disponer de una buena alimentación para suministrar corriente a todos los pedales.

Al final, mirando el consumo de sus pedales, polaridades, voltajes, etc. optamos por una T-Rex Chamaleon debido a que suministra 4 tipos de voltaje diferentes, y que cada salida tiene 300MA.

Lo primero de todo y antes de conectar la fuente, hicimos limpieza total y absoluta de cables; queríamos eliminar cualquier ruido y mala conexión, y poner unos cables de alta calidad era parte de la solución.

Para la base usamos una T-Rex Tonetrunk 68 Gigbag. Su construcción inclinada hace muy fácil el acceso a la parte superior de los pedales. Después de esto comenzamos a colocar los pedales en el orden correcto de señal y aprovechando al máximo sus posibilidades.

El orden de colocación de los pedales fue el siguiente: Dunlop Jimi Hendrix Signature Wah, Boss TU-3, Vox Big Ben Overdrive, Ibanez Tube Screamer TS-808, Boss Chorus Stereo CH-1 y Mxr Carbon Copy Analog Delay.

El orden de los pedales es muy importante a la hora de conseguir que nuestro sonido sea perfecto, es muy importante poner los wahs al principio, después las distorsiones, a continuación los efectos de modulación, y al final los delay y reverbs.

El por qué de esto es muy sencillo y vamos a explicarlo de la forma más sencilla que se nos ocurre: pretendemos distorsionar nuestra guitarra, y a esa señal con distorsión aplicar las repeticiones. Si conectásemos el delay antes, lo que haríamos seria  hacer repeticiones de nuestra señal limpia y a cada una de esas repeticiones le aplicariamos distorsión, creando un sonido mucho más confuso e indefinido.

Por último, hicimos unos cables a medida con conectores Neutrik, que si bien salen un poco más caros que los cables de fábrica, para este trabajo de optimización era lo mejor.

Una vez finalizado el trabajo, comprobamos que todo era correcto y que no había ningún ruido indeseado.

Con esto queremos dejar constancia de que detalles «mínimos», como son los cables de unión entre pedales, y por supuesto la fuente de alimentación, pueden hacer que tu pedalboard te dé muchas alegrías, o justo todo lo contrario ;).

Y si no, que se lo digan al dueño de la de la foto…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *