Como escucharte en los solos (Parte 1/3)

¡Hola a todos!

Muchas veces hemos hablado con amigos y clientes de la tienda acerca de las variadas opciones para conseguir más volumen en las partes solistas de guitarra, qué efectos usar, cómo conectarlos, etc.

Pues bien, basándonos en nuestras experiencias tanto personales como profesionales, vamos a daros varios consejos.

La primera y más fácil es la siguiente: engaña a tus compañeros de grupo. Sugiéreles que ellos utilicen amplificadores de 20 watios y equipo domestico, mientras tú te enchufas a cuatro pantallas de 4×12 tipo Marshall 1960, Engl 4×12 y a un par de cabezales como un Dual Rectifier y un Plexi. Con todo esto conseguirás dos cosas: sentirte todopoderoso y que acabes tocando sólo (sin olvidar los serios problemas auditivos que tendrás con el tiempo).

Descartando esta primera opción con todo el dolor de nuestros corazones, vamos a por la segunda 😉

Lo primero es analizar el equipo que usamos y las posibilidades que tenemos de conexión. Si usamos un equipo valvular y la distorsión principal es la del amplificador, y queremos utilizarla tal y como está, la única forma realmente efectiva de conseguir más volumen es insertando un booster como el Blackstar HT Booster, un ecualizador con control de volumen del estilo del Boss GE-7, o un compresor como el Akai Compressor, pero todo esto (muy importante), a través del loop de efectos.

De esta forma pondríamos el pedal “detrás de la distorsión del amplificador”, pero ojo, cada uno de los citados actuará de una forma diferente.

El Booster sería digamos el más neutro, subiendo nuestro sonido limpio o saturado hasta el punto que ajustemos con el control de ganancia del pedal.

El ecualizador nos permitirá subir el nivel y realzar algunas frecuencias, lo que puede ayudar a no tener que subir tanto el volumen y hacer nuestras frases más legibles, pero coloreáramos nuestro sonido; y si ya tenemos un timbre que nos gusta, ¿por qué modificarlo? Esta opción es muy personal y depende de cada guitarrista o estilo.

El compresor le añadirá un poco más de señal e igualara mucho la intensidad de nuestro ataque de púa, esto tiene un lado bueno y malo. El bueno es que en partes complicadas o más rápidas, no se notara tanto la posible pérdida de pulsación; y lo malo es que perderemos dinámica y eso, en algunos estilos de música o solos, es cargarse nuestro sonido. Además debemos tener cuidado con el uso de los compresores por que disminuyen la relación señal ruido, y si no se usa con cuidado, podemos tener un maravilloso zumbido tipo “huevo frito” 😉

Si nuestro amplificador tiene varios canales saturados o volúmenes “master”, todo es muy fácil. Basta con usar la versión más suave de rítmica, y la más cañera para los solos. Si con el canal suave tenemos poca ganancia, podemos añadir un overdrive, ajustando la ganancia del canal más duro para que el overdrive funcione con los dos, pero aquí podemos encontrarnos otro problema: el cambio a partes limpias puede hacer que parezcamos bailarines de claque en lugar de guitarristas.

Como veréis, no estamos comentando nada de los efectos que podemos usar como añadido a nuestro sonido; aquí puede comenzar una autentica epopeya y podríamos convertirnos en una especie de “Jose Luis Pedales”, pulsando mil cosas a la vez.

Afortunadamente para estos casos tenemos juguetes como el Octobus de Palmer, para poder crear loops y activar varios pedales con un solo pisotón.

Pero eso, amigos, será para una próxima entrada… hasta entonces, buen verano!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *