Como elegir tu primer equipo (parte I)

En este post vamos a abordar una de las cosas que, a todos los que nos ha entrado el gusanillo de la guitarra, hemos vivido o vamos a vivir: conseguir un equipo para sonar como las bandas que más nos gustan con un precio asequible.

Dividiremos esta serie de posts en tres presupuestos, y a su vez cada uno de ellos lo dividiremos en estilos.

Este primero lo vamos a centrar en los sonidos más duros del Rock y el Metal. En este estilo solemos ver a nuestros artistas favoritos con guitarras carísimas, amplificadores monstruosos y producciones atronadoras en sus discos. Sonar bien no es un objetivo imposible a bajo coste, siempre podemos intentar emular nuestros equipos soñados para ir poco a poco.

Lo primero es centrarnos en la guitarra; para este post vamos a proponer dos modelos económicos de LTD con una relación calidad precio asombrosa.

Por un lado, la LTD M-100FM para los sonidos más metaleros, con puente flotante y una estética agresiva; y por otro, la LTD EC-50, guitarra tipo Les Paul con puente fijo, forma clásica y 24 trastes, detalle a resaltar ya que en los modelos LP no es habitual.

Con esto tenemos la guitarra escogida, una guitarra con buen tacto, acabado y, lo más importante, un instrumento que no tiene por que quedarse atrás en un futuro, ya que cuando “subamos”  de nivel, puede perfectamente formar parte de nuestro arsenal como segunda guitarra.

Ahora vamos a por un pedal: si bien en el mercado tenemos miles de productos a nuestro alcance, vamos a escoger  dos de ellos.

Por un lado, el HT-Metal de Blackstar, para los que no quieran efectos y quieran tenerlo todo en un solo pedal. Este pedal es un pedal valvular de alta ganancia, dos canales, ecualización compartida y dos controles de ganancia y volumen independientes para cada canal; esto hace que este pedal sea ideal para disponer de un canal limpio, otro con distorsión, o dos sonidos saturados (uno para rítmicas y otro para solos, por ejemplo).

Ahora que tenemos la guitarra y el pedal de distorsión, necesitamos un amplificador económico pero con potencia para no quedarnos cortos en nuestro local de ensayo o directo.

Escogeremos el Fender Frontman 212R. A muchos de vosotros os llamará la atención que escojamos un Fender para caña, pero gracias al canal limpio cristalino de este amplificador, es ideal para combinarlo con el Blackstar y sacar el tono que queremos.

Otra opción sería optar por un “todo en uno” de amplificación. Con esto quiero decir que el amplificador disponga de uno o más canales con la distorsion adecuada  para el estilo. Algunos ejemplos podrían ser  el Line6 Spider IV de 75 watios, el Marshall MG101CFX, o el Fender Mustang IV (éste último con emulaciones y efectos incorporados).

¡Hasta nuestro siguiente post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *