Ponemos a prueba el Kemper Profiling Head

Hace ya un par de meses, Pronorte firmó  un contrato de distribución con la marca alemana Kemper para importar directamente su afamado Kemper Profiling Amp.

Como sin duda sabréis, los Kemper van más allá de la emulación digital de amplificadores como los POD HD500 de Line 6, Axe, etc. ya que el Kemper permite copiar cualquier amplificador que caiga en nuestras manos y hacernos con su sonido “literalmente”. Esto abre un abanico infinitamente superior a cualquier otra marca, ya que no sólo dependemos de la combinación de cabezal y pantalla que elijamos; también influye sobremanera el micrófono y la posición real en la que lo situemos.

Además, en la propia web del fabricante se pueden descargar infinidad de sonidos subidos por los usuarios de Kemper.

Hemos podido probar tanto el formato rack como el formato cabezal directamente a cajas auto amplificadas como las Yamaha DXR10 y Yamaha DXR12, y el sonido es tremendamente natural: suena y se siente como un amplificador.

También lo hemos hecho sonar directamente entrando al retorno del loop de efectos de un Engl Powerball, a su vez conectado a una pantalla 4×12 PRO, y nos ha sorprendido: para nada perdemos el ‘feeling’ de estar tocando con un cabezal. Para esta prueba desconectamos la pantalla de la emulación en el Kemper, aunque con la emulación también sonaba también muy bien y nos abría la posibilidad de usar nuestro amplificador de toda la vida, y añadirle una línea directa al sistema de PA que utilicemos con nuestra banda en directo.

También hicimos la prueba conectándolo directamente a unos monitores de campo cercano Yamaha HS7, para hacer una simulación de grabación de un clásico home-studio y sinceramente, nosotros no podríamos distinguir un sonido ”kemperizado” de uno real.

La sección de efectos no se queda atrás: tenemos pedales de distorsión, efectos de delay, modulaciones y todo lo que podamos imaginar.

También hay disponibles ambas versiones con etapa de potencia incluida para poder enchufarnos a nuestra pantalla habitual. Estas versiones son un poco más caras, pero nos solucionan la cantidad de backline que tendríamos que llevar a un directo.

En cuanto a las emulaciones que lleva en su interior, podemos decir que lleva muchas más que sus competidores, y el número de ampliaciones es infinita, ya que no solo contamos con los que otros usuarios hagan; nosotros mismos podemos fácilmente copiar amplificadores como indicamos al principio de este blog en solo un par de minutos.

Inclusive podemos grabar nuestras guitarras sin procesar, y posteriormente re-amplificar la señal una vez terminada la grabación, para buscar el sonido que mejor nos encaje.

En definitiva, ya sea para un home studio, un estudio profesional o para tocar en directo, Kemper es a día de hoy una de las mejores opciones, si no la mejor que existe en el mercado. Gente como Tim Palmer, que ha producido discos de artistas muy dispares como Robert Plant, David Bowie, Tears For Fears, Ozzy Osbourne y U2 cuenta con Kemper en su arsenal.

¿Cambiamos de afinación?

Algo muy común hoy en día es que grupos musicales de diversos géneros, exploren sonoridades diferentes buscando afinaciones más graves para sus instrumentos.

Quizás una de las de las más comunes sea “dropear” la guitarra (afinar la sexta cuerda un tono más abajo que el resto) o bajar  toda la afinación en general, desde medio tono hasta lo que se quiera o se pueda.

La cuestión es que la afinación estándar es siempre lo mejor para el instrumento por la tensión que ejercen las cuerdas, y lo correcto (siempre hablando desde el punto de vista teórico) seria compensar esa falta de tensión de la guitarra (si por ejemplo afinamos en C#, tono y medio más grave) con un calibre más grueso. D’Addario tiene juegos especiales para drop-tuning, cómo por ejemplo el EXL-117.

En todo esto hay que encontrar un equilibrio entre lo mejor para el instrumento y la comodidad del guitarrista. Por mucho que digamos que la guitarra estará mejor con un juego del 12/54, si el guitarrista no se encuentra cómodo habrá que buscar otra opción.

No olvidemos que con cuerdas más gruesas tendremos  más cuerpo en las rítmicas, pero perderemos velocidad en los vibratos de cuerdas. Todo esto son cosas a tener en cuenta.

Además, estos cambios de afinación no pueden hacerse alegremente: requieren un ajuste y calibrado del instrumento. Tengamos en cuenta algo tan básico como que las cejuelas de las guitarras no suelen estar hechas para albergar determinados calibres, y que si ponemos calibres más gruesos, tenemos que modificarla, ajustar el alma de la guitarra o bajo, quintaje, etc.

Muchas veces nos hemos encontrado con comentarios del tipo “el guitarrista de la banda que me gusta afina de esta forma y utiliza una guitarra como la mía”. En todos estos casos, los instrumentos están ajustados para esa afinación.

Esto no lo decimos para desanimaros a buscar estos sonidos; es más, a nosotros nos gustan y a nivel personal los usamos en determinadas ocasiones, pero siempre tratando de hacerlo de la mejor forma.

También podemos partir de la base de comprar directamente un instrumento que ya ha sido diseñado para este tipo de afinaciones. Un ejemplo claro es la Ibanez RGD320 WH o la Fender Blacktop Baritone. Estos instrumentos tienen una escala más larga que nos permite afinar más grave sin tener que recurrir a calibres extremos.

También hay en el mercado instrumentos de 7 cuerdas  a precios asequibles (incluso 8) como la Ibanez Ibanez GRG7221-BKN que pueden darnos ese extra en graves, y seguiremos teniendo una afinación estándar para poder seguir tocando en la misma tonalidad nuestro repertorio.

¿Con qué pantalla sonará mejor mi amplificador?

Hola a todos… esta es una pregunta muy común y que todos los guitarristas nos hacemos. Evidentemente, hay fabricantes que sacan modelos de pantalla específicos para sus amplificadores; por ejemplo, Mesa/Boogie comercializa los cajones Rectifier para lo cabezales Single, Dual y Triple Rectifier. Marshall hace lo mismo con varios modelos, Engl, Fender, y así un largo etcétera.

Ahora bien, no tiene por qué ser el altavoz más caro o popular el que mejor se adapte a nuestro sonido. Es más, hemos podido comprobar que en modelos muy similares, al conectarlos a un mismo altavoz diferente al que se suele utilizar con ese cabezal o combo, se obtienen resultados muy sorprendentes.

Por este motivo, Pronorte nos animamos hace ya algún tiempo a montar un “Tone Center” de Palmer con altavoces Celestion, Eminence, etc.

La idea es bien sencilla: 4 cajones con diferentes altavoces, conectas tu cabezal o combo y listo.

Lo principal de la prueba es que el usuario no sepa qué modelo de altavoz está sonando; de esta forma sólo el sonido influye en nuestra decisión.

Este sistema permite después poder encargar el  tipo de cajón que necesites: 1×12″, 2×12″ o 4×12″, o simplemente cambiarle los altavoces a tu actual cajón o combo.

Ya son varios clientes los que, pensando que el mejor altavoz para su amplificador era el afamado CelestionVintage 30, se han marchado de nuestras instalaciones con otro modelo por que encajaba mejor con su sonido.

En resumidas cuentas, si quieres dar un paso más en la personalización de tu sonido y tienes la oportunidad de pasarte por nuestras instalaciones con tu amplificador, te invitamos a que pruebes el Tone Center de Palmer.

Saludos.

Oferta Express de esta semana: Yamaha THR5 a sólo 175 €

Esta semana te ofrecemos uno de los amplis super ventas de la última temporada, el Yamaha THR5. Su formato atractivo e innovador, así como su calidad de sonido estéreo lo ha convertido en uno de los productos estrella de Yamaha.

Dispone de una conexión para un iPod, Smartphone o reproductor MP3 externo, y gracias a sus dos altavoces consigue una calidad de sonido Hi-Fi. Otras características que destacan son la conexión USB para utilizar el software editor, afinador, modelado y efectos incorporados.

¡ Y sólo durante esta semana, a 175 € !

Nueva sección B-Stock

Inauguramos una nueva sección en nuestra web, llamada B-Stock. Llamamos productos B-Stock a artículos con pequeñas taras estéticas (marcas, arañazos, etc) pero en perfecto estado de funcionamiento. También incluimos productos ex-demo, descatalogados o provenientes de devoluciones.

En todos lo casos son artículos con total garantía, y cuentan con unos precios muy atractivos. Las unidades son limitadas en la mayoría de los casos a un sólo artículo. ¡Aprovecha la oportunidad!

Sólo durante esta semana, LTD EC-1000VB a 799 €

En la Oferta Express de esta semana, os ofrecemos un super-ventas, una de las guitarras más vendidas: la LTD EC-1000 Vintage Black.

Entre las características que hacen que esta guitarra destaque entre otras en su mismo rango de precio, está su diapasón de ébano sobre un cuerpo y mástil de caoba. Además incorpora una cejuela compensada, que garantiza la perfecta afinación en los primeros trastes, y un puente y cordal TonePros Locking.

Y por supuesto, las cañeras pastillas EMG 81 y 60, que montadas sobre en sobrio acabado negro satinado, y con herrajes dorados, hacen de la EC-1000 una auténtica belleza.

¡No pierdas la ocasión, sólo durante esta semana, a 799 €!

Nueva Oferta Express: Takamine G220-NS a 109 €

Durante esta semana os proponemos un super ventas de Takamine, su modelo G220-NS, a un super precio… y sólo durante esta semana.

Se trata de una guitarra acústica de iniciación en formato NEX, que ofrece unas prestaciones muy superiores a su precio. Entre sus características destacan su tapa de picea, aros y fondo de caoba, diapasón de palosanto y un acabado satinado especialmente bonito.

En nuestra opinión, es una guitarra muy equilibrada en cuando a sonido, con una acción tremendamente cómoda (perfecta para los que se inician) y un sonido y acabado global que, como ya dijimos, está muy por encima de su precio.

Recordad, sólo durante esta semana, de 138 € a sólo 109 €.

Consigue un Shure SM58 LCE por sólo 95 €

En nuestra nueva oferta express, te proponemos un clásico, el Shure SM58 LCE, el micrófono más vendido de la historia. Hasta el próximo lunes, podrá ser tuyo por sólo 95 €.

Como muchos de vosotros sabréis, el mítico SM58 es un micrófono de tipo cardioide, utilizado comúnmente para voces en directo. Su afamada reputación se basa en su robusta construcción y rendimiento, y está considerado como el estandar en los escenarios de todo el mundo.

El primero SM58 se lanzó en el año 1966, y desde entonces no ha dejado de ser un primera línea. Y como prueba de su robustez, aquí os dejamos con este vídeo en el el los Chicago Wolves lo utilizan a modo de ficha de hockey!!

Oferta Express de esta semana: T-Rex Fueltank Junior a 95 €

A partir de este momento ponemos en marcha una nueva iniciativa, llamada ‘Oferta Express’. ¿En qué consiste? Pues muy fácil: durante una semana (de lunes a lunes) puedes beneficiarte de un precio arrasador en un producto de nuestra web.

Y para comenzar, os proponemos la T-Rex Fueltank Junior, una fuente de alimentación para pedales con 5 salidas independiente de 9 voltios y que incluye todos los cables necesarios para alimentar correctamente tus pedales, y evitar todo tipo de ruidos de inducción.

Ésta es la solución definitiva para tu pedalboard, y sólo durante ésta semana, al impresionante precio de 95 €.

Como escucharte en los solos (Parte 2/3)

¡Hola a todos! Seguimos con nuestra serie de post dedicados a las diferentes maneras de conseguir el volumen ideal en tus solos.

A todos nos ha pasado: estamos en mitad de un concierto, llega ese solo en el que lucirse (lo justo, que no nos gusta presumir, solo un poquito), o esa parte solista tan condenadamente vital para el tema de turno, y cuando pasas de aporrear acordes o tocar un riff a volar de nota en nota… ¡no se te oye! Puede, incluso, que hayas pisado con furia tu pedal-favorito-de-sonar-como-un-guitar-god, y en lugar de sonar mejor, hayas desaparecido en la mezcla…

El problema es que tal vez suenes mejor si se te escuchara a ti solo, pero por diversos motivos, tu sonido es devorado por el resto de instrumentos en la banda. O, simplemente, no estás aplicando el volumen necesario para hacerte oír. O, muy probablemente, se trate de una mezcla de ambas, y que provoca no pocos dolores de cabeza entre guitarristas solistas en la carretera. Veamos algunas formas de dar un paso al frente cuando llega ese momento en el que realmente hay que estar al frente, para que puedas probar diferentes opciones hasta dar con la que funcione en tu situación particular.

Con el volumen al once

Es lo más evidente, para qué nos vamos a engañar. Si tu sonido te gusta como está, y lo único que necesitas es que se te oiga un poco más, busca una forma de aumentar tu volumen. Pero para esto hay muchas opciones, por ejemplo:

Control de volumen

Vale, nuestro pedacito de sabiduría guitarrera de hoy es éste: tu guitarra tiene controles de volumen (¡y de tono!), así que, ¡úsalos! Existe una tendencia evidente a situar tus potes en la guitarra al 10 y rockear sin mirar atrás (o abajo). Pero esto no es necesariamente la mejor opción, ni la más útil. Podrías, por ejemplo, intentar obtener tu tono principal, general, o rítmico, con el volumen de tu guitarra al 6 ò al 7, y añadir o quitar en función de tus necesidades en tiempo real. Esto lo vienen realizando guitarristas famosos y legendarios desde los orígenes de la guitarra eléctrica (fíjate en cualquier vídeo de Hendrix o Gary Moore, y verás cómo sus dedos no paran de alcanzar cada dos por tres sus controles de tono y volumen). Así, cuando llegue el momento de tu solo, solo tienes que subir el volumen de tu guitarra al 10 y dejarte llevar por el sonido salvaje que alcanzarás.

Eso sí, ten en cuenta que al aumentar el volumen de tu guitarra, lo que estás haciendo en realidad es aumentar la ganancia, lo que puede significar cambios en la cantidad de overdrive o distorsión de tu sonido. Y tal vez no sea esto lo que buscas exactamente.

Pedal de volumen

Aunque son unidades cuya función depende mucho de dónde se sitúen en tu cadena de efectos, uno de sus usos es, por supuesto, el de regular el volumen general. Si lo sitúas al principio, se comportará básicamente como el pote de tu guitarra. Pero si lo sitúas al final de tu cadena de efectos, o justo después de tus pedales de overdrive y distorsión (si es que ésta proviene principalmente de pedales), afectará muchísimo menos o nada (según el headroom de tu ampli) al timbre del sonido, y simplemente regulará el volumen. Puro y duro. Pruébalo: es una buena forma, por ejemplo, de tener un sonido distorsionado pero con menos volumen, para una intro, por ejemplo, y hacer que el sonido estalle al arrancar el tema pero sin añadir más ganancia. Y, ya de paso, te permitirá jugar con las colas de tu delay, si el pedal de volumen está entre éste y los de overdrive y distorsión.

Booster para todos

De forma similar al pedal de volumen, existen muchas unidades cuyo único efecto es añadir más volumen. De nuevo, si tu ganancia proviene principalmente de pedales, al situar el booster al final de la cadena, obtendrás solo esos decibelios más que necesitas para hacerte oír…

El problema viene cuando tu ganancia, es decir, tu distorsión, está generada directamente en el ampli. Si no tocas con un sonido de amplificador limpio, un booster añadirá más ganancia y, por tanto, distorsionará más el timbre. Y aun partiendo de un sonido limpio, si tu ampli no tiene mucho headroom, esto ocurrirá igualmente. Bien es cierto que un booster limpio no coloreará tanto el sonido como un overdrive. No hablemos ya de un pedal de distorsión, por supuesto. Pero esto hay que tenerlo en cuenta, aunque el efecto de un booster contra un ampli calentito y poco headroom, o antes de tus pedales de distorsión, puede ser muy interesante, engordando tu sonido y aportando un poco más de volumen…

Si no quieres el plus de ganancia, una opción alternativa, en el caso de que tu ampli tenga loop de efectos, es colocar el booster directamente en él, para que su acción ocurra sobre la etapa de potencia, y no la de pre-amplificación. Si lo combinas con un pedal de volumen, las posibilidades son muchas, aunque deberás asegurarte de que el pedal de tu elección es compatible con el loop de efectos de tu ampli.

En un próximo post, daremos alguna otra solución… hasta entonces, ¡saludos a todos!