Consejos de mantenimiento para tu guitarra

Una pregunta muy frecuente por parte de nuestros clientes es: ¿Qué cuidados y mantenimiento tengo que tener con mi instrumento? Para que nuestra guitarra o bajo nos dure muchos años en buenas condiciones, podemos llevar a cabo pequeños cuidados que nos vendrán muy bien.

En el mercado tenemos productos que nos ayudarán a tener el cuerpo de la guitarra impoluto, como las gamuzas de micro fibra Planet Waves. Éstas gamuzas están fabricadas con un tejido 30 veces más fino que el algodón, y actúan como un imán para el polvo, la suciedad y la grasa. Pueden usarse junto con algún pulimento, aunque no es necesario.

Para limpiar y pulir más a fondo, tenemos productos específicos con el Dunlop Formula 65, pero tenemos que tener en cuenta que no todos los acabados se llevan bien con estos productos. Algunas guitarras mate o con acabados muy delicados en nitrocelulosa, pueden reaccionar mal a los productos, por lo que una limpieza periódica con las gamuzas que antes indicábamos puede ser la mejor opción.

Una vez el cuerpo está limpio, vamos a por uno de los grandes olvidados: el diapasón. Los diapasones de palorrosa o ébano deben ser limpiados y, lo más importante, nutridos. Éstas maderas se resecan y es necesario cuidarlas para evitar males mayores. Nos hemos topado con muchos casos en que la suciedad acumulada cerca de los trastes provoca que las zonas adyacentes se vean más hundidas y, a la larga, ocasionan problemas con los trastes.

Uno de los mejores productos y más utilizado es el aceite de limón, como por ejemplo el Dunlop 65 Ultimate Lemon Oil. Por otro lado, los diapasones de arce no requieren ningún producto, una limpieza con un paño es más que suficiente.

Hemos hablado del cuerpo y del mástil, pero el principal elemento que suele deteriorar, y de forma muchas veces irreversible nuestro instrumento, son las cuerdas.

Las cuerdas viejas son actúan literalmente como lija y producen profundos surcos en los trastes. Sí es cierto que con el uso, los trastes se marcan, pero sobre todo se deterioran por uso de cuerdas en mal estado.

El periodo optimo de duración de unas cuerdas en una guitarra suele ser de mes y medio o dos meses como mucho, aunque se vean bien. Tened en cuenta la tensión a la que están sometidas, por ese motivo pueden dar muchos problemas de afinación. El cambio de cuerdas periódico es importantísimo para el buen mantenimiento de tu guitarra. Existen productos, como el ya clásico Fast Fret, que “limpian” las cuerdas y mantienen su brillo original por más tiempo.

Si nos da pereza el cambio habitual de cuerdas, los fabricantes han pensado en nosotros: las NYXL de D’Addario o las Elixir son un claro ejemplo. Aparte de un buen tono, duran muchísimo más que las cuerdas habituales.

Otro elemento que podemos usar habitualmente y que es muy desconocido es el Lubrikit: este producto aplicado en la cejuela y en la selletas ayudan mucho a la afinación.

También existen kits de herramientas especificas para el mantenimiento de tu guitarra, como el Fender Custom Shop Took Kit, que incluye todo lo necesario para realizar ajustes y cambios de cuerdas: cejilla, galgas de medición, manivela para cuerdas, llaves, destornillador, alicate de corte, etc.

No obstante, no olvidéis que una guitarra es de madera, y que la madera es un elemento vivo al que afecta los cambios de temperatura, humedad en el ambiente, etc. Por tanto, al menos una vez al año, es conveniente que pase por un taller especializado como el de Pronorte para ajustes más específicos y un mantenimiento general.